EL CONSEJO DE MINISTROS APRUEBA LA LIBERALIZACIÓN DE LAS TARIFAS ELÉCTRICAS

EL CONSEJO DE MINISTROS APRUEBA LA LIBERALIZACIÓN DE LAS TARIFAS ELÉCTRICAS

 

FUENTE: Ministerio de Industria

 

El viernes pasado quedó aprobado por parte del Consejo de Ministros el Real Decreto que regula la entrada en vigor de la nueva Tarifa de Último Recurso (TUR) y que implica la liberalización de las tarifas eléctricas a partir del 1 de julio próximo, salvo en el caso de las potencias inferiores a 10 (kW), que podrán acogerse a la nueva modalidad.

Las estimaciones del Ministerio de Industria hablan de que 24.928.741 clientes podrán acogerse a la nueva TUR, lo que representa el 95,21% de los consumidores (responsables del 68,24% del consumo: 73.369 GWh). Por su parte, los clientes liberalizados con la medida, es decir, los de baja tensión con más de 10 kW, son 1.255.470 (4,79%) y representan el 31,76% (34.142 GWh) del consumo restante.

Tal y como recoge el comunicado hecho público por la cartera dirigida por Miguel Sebastián, la puesta en marcha del nuevo RD «permitirá que la mayoría de los consumidores domésticos y algunas pequeñas empresas podrán optar entre acogerse a esta tarifa, con un precio fijo, o negociar su suministro de energía eléctrica en el mercado libre».

Por otra parte, «los consumidores de gas con un consumo anual inferior a 50 MWh (clientes domésticos) podrán seguir acogiéndose al suministro de último recurso como venían haciendo hasta la fecha, por lo que sus precios estarán sometidos a una tarifa máxima establecida por el Gobierno».

Así las cosas, desaparece la tarifa eléctrica integral y cualquier usuario podrá elegir su suministrador de electricidad de entre los que existan en el mercado, lo que resulta un paso «en la liberación del sector eléctrico que ha de redundar en beneficio de los consumidores a través de un aumento de la competencia», vaticina el documento.

La función de la TUR «es servir de refugio a los consumidores más pequeños. Será el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, mediante Orden Ministerial, el organismo que dictará las disposiciones necesarias para el establecimiento de las tarifas de último recurso y el que establecerá un precio fijo al que tendrán que ajustarse los denominados comercializadores de último recurso. El método para fijar este precio se hará de acuerdo a una metodología transparente», matiza el comunicado del Gobierno.

Además, el RD designa a «las empresas comercializadoras de energía que asumirán la obligación de suministro de último recurso en todo el territorio nacional, y las obligaciones que a las mismas corresponden. Dichas empresas son: Endesa Energía XXI, S.L., Iberdrola Comercialización de Último Recurso, S.A.U., Unión Fenosa Metra, S.L., Hidrocantábrico Energía de Último Recurso, S.A.U. y E.ON Comercializadora de Último Recurso, S.L.»

Las entidades mencionadas han sido seleccionadas como Comercializadoras de Último Recurso al tratarse de «compañías con medios suficientes para asumir esta actividad, que entraña un cierto riesgo al estar obligadas a prestar el servicio a un precio fijado previamente», continúa la nota.

Con la finalidad de facilitar el cambio, en los próximos meses se incluirá una nota informativa en las facturas eléctricas de los consumidores en el que aparecerá el nuevo esquema de suministro, las diferentes alternativas a las que tiene acceso y un listado completo de empresas comercializadoras disponibles. Dicho listado también estará disponible en la web de la Comisión Nacional de la Energía.

Además, «la Oficina de Cambio de Suministrador, constituida recientemente, servirá para facilitar el cambio de suministro, informar, aconsejar y solucionar todas las dudas que puedan surgir al consumidor», añade el comunicado.
Eliminación de las tarifas T3 y T4 de gas natural

En lo que al gas se refiere, el suministro de último recurso lleva funcionando desde el pasado 1 de julio, por lo que el mercado ya está liberalizado y las únicas tarifas en vigor son las TUR.

Según el Ejecutivo, «la liberalización del mercado gasista ha sido todo un éxito, ya que el 96% se contrata libremente», por lo que el Gobierno ha decidido «profundizar en la liberalización con la eliminación de las tarifas T3 y T4 a partir del 1 de julio de 2009, con lo que el umbral máximo para acogerse al suministro de último recurso se reducirá hasta 50 MWh».

Las pequeñas y medianas empresas son las principales afectadas por las dos tarifas mencionadas, principalmente del sector terciario y consumos colectivos, dado que registran elevados costes medios mensuales. Así, con la eliminación de la T3 y la T4 se dan las condiciones apropiadas para que estos consumidores negocien los precios libremente en el mercado.

Según los cálculos de los expertos gubernamentales, esta medida afectará a alrededor de 60.000 clientes (menos del 1% de los consumidores).
Por último, «los consumidores con un consumo anual inferior a 50 MWh podrán seguir acogiéndose al suministro de último recurso como venían haciendo hasta la fecha, por lo que sus precios estarán sometidos a una tarifa máxima establecida por el Gobierno», termina el documento.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar